martes, 19 de junio de 2007

La tarea de la fecha tal

La vida está llena de tareas que hay que hacer para ese día. Por ejemplo, la declaración de la renta. Tengo hasta el día 30, voy contra las cuerdas.
También la vida está llena de momentos en los que irrumpe la propia personalidad, arrollándolo todo y jodiendo la apacible ilusión de que te dedicas a la contemplación de la realidad y al estudio de la historia del ser político.
Por ejemplo, la lectura de la tesis doctoral.
La tarea consiste en resumir una presentación que era de 50 minutos en una presentación que ha de ser de 20 minutos.
Y luego contestar a las preguntas.
Y presumir de que humildemente tú mismo conoces las debilidades de tu trabajo, las limitaciones de tu apacible contemplación de la realidad (política).
Etc. Necesito reunir los ánimos esos que supuestamente te hacen fuerte ante la adversidad, sobre todo en un sentido físico: necesito no salir volando como una peonza, no desintegrarme como un torbellino, no sufrir un ataque de pánico.

8 comentarios:

Di Blasino dijo...

Tú puedes.

Yo dijo...

-Me permitirá esta página escribir?
-Yo lo intento...
Y te digo que lo estás logrando, no flaquees (sé que no lo harás)

Anónimo dijo...

Yo digo que eres buena, y soy exigente.

Pakuito dijo...

Ánimo, seguro que tú puedes... La experiencia dicen que es un grado y tú seguro que de eso tienes un montón y los años te visten de experiencia :-P

Klimmt dijo...

Lucía. Te conocemos. A veces eres un manojo de nervios..(ya te imagino con los puños cerrados), pero estoy seguro que serás capaz de controlarlos y hacer una excelente disertacion. Animo. Lo celebraremos. Besosss

Nootka dijo...

Eres la mejor, vas a dejarles atónitos...
Nos emborracharemos

Toledo_friend dijo...

No tengo ninguna duda de que lo vas a bordar y cuando quedemos tendremos que hacer una triple celebración. ;)

Besos

my blue eye dijo...

Gracias por los ánimos. Crucemos los dedos.

Mi juvenil inexperiencia puede que me ayude a presentarme con cierto descaro ante el tribunal, presumiendo de que sé de lo que hablo (y hablando de ello en condiciones). Jaja.