miércoles, 11 de abril de 2007

El regreso de la mujer araña

He regresado de la Semana Santa (frío, lluvia, bufandas en las playas, la Legión entonando su canto de muerte mientras yo me estremecía de algo) y me encuentro aquí con total perplejidad: ¿qué fue de España y de las actividades a las que antes me dedicaba?

Mientras tanto, preparo unas clases sobre John Stuart Mill. ¡Qué liberación leer a Mill! Algún día explicaré por qué merece la pena leer a Mill más que a casi nadie. En esencia, no se enreda demasiado pero miente como el que más. Qué gusto da leer sobre los herejes y los blasfemos, a menudo tan irritantes, pero de los que supongo que los adolescentes filosóficos nunca podremos desprendernos.


(Aún no hemos llegado, entonces, a esa mayoría de edad que dijo Kant).

2 comentarios:

Paul Moresby dijo...

Me gusta tu blog, que no he conocido hasta hoy. Te agradezco que me hayas puesto en la lista. Yo también aprecio a John Stuart Mill, especialmente su "On liberty" ...aunque miente como bellaco, como todos.

Paul.

my blue eye dijo...

Mill es maravilloso.

Llegué a tu blog desde el de Arcadi Espada y desde entonces es, francamente, una de mis lecturas favoritas. ¡Muchas gracias por tu visita!