viernes, 18 de abril de 2008

Los liberales españoles contraatacan

Me asombra el reciente debate - fabricado por Espe Aguirre - sobre el liberalismo en el Partido Popular. Será posible que en el partido bauticen un liberalismo recién inventado para consumo propio. Este partido del que hablo es muy divertido, en realidad.
"El programa del partido es liberal, por lo tanto somos liberales". Al parecer, esa es la postura del ala marianista. La postura del ala aguirrista es la contraria: "Las bases del partido son liberales, por lo tanto el programa de este partido debe ser liberal (y no socialdemócrata)".
¿Es cierto que las bases del partido son liberales? Porque, si no estoy mal informada, la base ideológica del liberalismo consiste en la separación del Estado y las Iglesias, es decir, en una separación estricta entre el ámbito de lo público (reducido a sus mínimos) y el de lo privado (que campa por sus aires).
Poco a poco recupero el pulso, pero aún está débil.

5 comentarios:

Su dijo...

Últimamente están un tanto desesperados, y se contradicen ellos mismos, jaja, así es la vida.

Jose dijo...

Las contradicciones en los dos grandes partidos son grandes, tanto como su poca vergüenza. Espe y Mariano están en una lucha que me recuerda a Diana y Lydia en "V"...

Di Blasino dijo...

Parece que es imposible (e indeseable) encontrar pureza de sangre ideológica en cualquier macropartido, que no es más que un conglomerado sociológico con la aspiración y la capacidad de alcanzar el poder. Por eso es cierto que el debate actual en el PP sobre quién es más liberal (¡socialdemócrata el último!) es falso, sociológicamente falso.

La clave del éxito electoral, que de eso se trata si de macropartidos se habla, radica en agrupar la mayor base posible, ganándose la mayor confianza (y la menor desconfianza en el campo rival) posible. Un reto sociológico. Rajoy lo sabe y de ahí su actual prudencia. A Esperanza Aguirre le importa un pimiento y de ahí su debate en términos de duros y blandos, puros y contaminados. Y me da en la nariz que Aguirre representa tanto una fuerza política como un lastre sociológico. Y tal vez Rajoy, una fuerza política más débil que no suelta suficiente lastre sociológico (que es en lo que ahora anda ocupado). Difíciles equilibrios. Cosas del circo.

¿Pulso débil? Espero que nada importante. Se la echaba de menos. Un saludo.

ace76 dijo...

Hmmm, ¿pero el PP no es un partido de centro? ¿Liberales no eran los de la Segunda República? ¿O los ministros de ISabel II? ¿Ha habido auténtico liberalismo en España?

MadRod, ErRó dijo...

¿Liberales? Buah, por favor... La CEOE es más liberal que el PP. La derecha española no tiene representantes válidos desde principios de siglo. Bueno, en realidad, hace 25 años que en España no se hace política, ni desde un lado, ni desde el otro.